• iborra
    borde slide
    DESCUBRE A TRAVÉS DE
    borde slide
    NUESTRO BLOG
    Artículos de interés sobre diseño web

Errores que no debes cometer al hablar con un cliente

errores con el cliente

Tener un negocio no es fácil, y cómo cuesta al principio. Por fín hemos adquirido unos conocimientos necesarios para emprender nuestro negocio de diseño web o gráfico, tenemos nuestra propia página web, somos optimistas, también poco realistas, con ganas de demostrar lo que sabemos hacer. Enseguida nos damos cuenta de que no va a ser tan fácil encontrar clientes nuevos y más cuando tu portfolio escasea.

Aun así seguimos con la misma ilusión, nunca hay que darse por vencido, porque tarde o después nos llegan oportunidades. Pensamos que todo está conseguido porque un cliente contactó con nosotros, pero... ¿estamos preparados para negociar con un cliente? Se cometen muchos errores que pueden hacernos perder a ese cliente interesado o realizar una mala gestión con él.

Si queremos sacar rentabilidad a nuestro negocio y saber negociar con el cliente, os propongo unos cuantos consejos para todos aquellos diseñadores web o gráficos y de otros ámbitos.

Errores que no debes cometer al hablar con un cliente:

  • Empezar el proyecto sin haber elaborado un informe previo.
    No podemos empezar a trabajar sin antes haber realizado una reunión con el cliente o por cualquier otra vía, para recabar información del proyecto, el tener las ideas claras de lo que se quiere hacer evita luego problemas, retrasos y constantes cambios. El informe debe recoger todos los datos, decisiones y objetivos de la empresa que nos guiará a realizar el proyecto de forma correcta.

  • Evitar todo contacto con el cliente o tratarlo como a un amigo.
    Si no quieres fracasar al instante deja toda tu timidez e inseguridad a un lado. Evitando al cliente solo conseguirás que se sienta ignorado, lo más lógico es poder comunicarse con él de forma regular para saber si está satisfecho por como van las cosas y resolver dudas. La falta de comunicación hará que surjan muchas dudas al final del proyecto y todos los cambios que ello conlleva. Otra cosa importante, es no olvidar que es tu cliente, no tu amigo. Deja de lado lo informal y que el cliente vea que eres lo suficientemente serio en tu trabajo.

  • Hacer que el cliente no se encuentre a gusto.
    Debemos adoptar una actitud que no sea agresiva e intentar no presionar ni insistir al cliente porque le haremos desaparecer rápidamente. No olvides su nombre, ni el de la empresa; si quedas con él, no llegues tarde a una reunión, viste de forma adecuada, escucha y no interrumpas, habla con tranquilidad y solo de trabajo, sé consciente que él no es un experto de tu ámbito, hazte entender, sé coherente y a la hora de escribir olvídate de emoticonos, sarcasmos y exclamaciones.

  • No saber decir que No.
    Más que el dinero lo que más nos debe importar es realizar un buen diseño. Tener un buen portfolio abre la puerta a siguientes proyectos. Muchas veces el cliente ofrece ideas no muy buenas que sabes que van a destrozar el diseño, en ese momento hay que intentar convencerle y hacerle entender lo que es mejor para su diseño. Este punto es complicado, te puedes encontrar con clientes que según su actitud pueda ser dificil de hacerles cambiar en su decisión.

  • Ofrecer un presupuesto dando por hecho algunas cosas.
    Es bastante obvio que esto nos suele pasar muchas veces y lo debemos tener claro desde un principio para que no vuelva a pasar. Es importante no dejar ningún detalle sin hablar, como quién facilita los textos e imágenes, número de artículos a subir en caso de tienda online, explicar la parte de administración al cliente, secciones del proyecto, etc.

  • No cobrar nada por adelantado.
    Debemos asegurarnos de cobrar una parte del proyecto por adelantado, eso hará que tengamos más tranquilidad y hará que el cliente no abandone el proyecto tan fácilmente y se implique más. Yo suelo cobrar un 40% al inicio del proyecto y el 60% una vez terminado el proyecyo y dado el visto bueno por el cliente. Para proyectos largos es recomendable realizar un pago intermedio. Para la realización de logos cada uno tiene su estrategia, cobrar los bocetos y si luego el cliente da el visto bueno cobrar todo y realizarlo o cobrar toda la cantidad desde un principio. Nunca gratis desde un inicio.

  • No dividir el proyecto por partes.
    Si el proyecto consta de partes bien diferenciadas lo mejor es ir acabándolas e ir cobrando cada parte. Muchas veces es solo la realización de una página web, otras veces a esto se le une un logotipo más otras cosas. Si acabamos el logo, lo entregamos y lo cobramos, así nos aseguramos que si el cliente abandona en alguna fase del proyecto por lo menos hemos cobrado lo hecho.

  • Trabajar para amigos y familiares.
    Esto ya es algo más personal y cada uno es libre de cómo hacerlo. En mi opinión para empezar no me vino mal pues me lo tomé como si de unas prácticas se trataran, si no fuera por ellos quizás el inicio hubiera sido más dificil. Pero hay que tener claro que esto se debería acabar pasado un tiempo por varias razones, esperan descuentos, cobras tarde y poco, cambios ilimitados en el proyecto, etc. Si tienes tiempo de sobra y las desventajas te dan igual, lo puedes hacer, pero lo aconsejable es dejar de hacerlo pasado un tiempo, no sale rentable.

  • Cobrar muy poco por el proyecto.
    Esto le pasa a todos en el inicio, tienes muchas ganas de realizar un proyecto, los clientes parece que no lleguen y tu portfolio no es extenso. Al final quieres realizar un proyecto al coste que sea y además ofreciendo una calidad superior al precio que te van a pagar. Pensamos que un precio alto hará huir al cliente y más cuando nos dicen la famosa frase, nuestro presupuesto es bajo. Con precios bajos despreciamos el producto, se devalúa nuestro trabajo. Es un tema bastante complicado, si esto no lo cambiamos, el día que queramos cobrar más seguirán habiendo personas que lo hagan muy barato. Cambiemos el chip y empecemos a competir en calidad, no en precio.

  • Otras cosas a tener en cuenta.
    No hacer descuentos nunca, no hablar ni mucho ni tan poco de tus tarifas, no ofrecer presupuestos muy separados pues el cliente siempre le gustará más el mínimo que dijiste y a tí el más alto (busca un punto intermedio), recuerda que ser justo no significa ser tonto, no utilices tanto el yo, yo y yo, no envíes un email a deshoras, no te tomes las críticas de un cliente como algo personal (siempre que no te falte al respeto), nunca pierdas la confianza en tí mismo y como último consejo, plantéate redactar un contrato con el cliente donde se dictamen las obligaciones y garantías de cada uno, plazos de entrega, pagos, etc.

En resumen, cautiva a tus clientes desde el primer momento. Os paso un video que vi por Youtube que explica, en forma de historia, un poco todo esto que acabo de hablar.

Comenta y comparte este post!

¿Tienes alguna sugerencia, idea, consejo, duda, pregunta, agradecimiento, encuentras algún error o este post no está actualizado? Entonces esperamos tu comentario.

También puedes recomendar y compartir este post. Estamos muy agradecidos por tu apoyo!

Comentarios (0)

No hay Comentarios todavía en este post. Podrías ser el primero!

Deja un comentario

Este blog se nutre de los comentarios de los visitantes! Así que vamos, únete a nosotros!

Por favor esperamos que entiendas que se eliminarán aquellos comentarios que no tengan nada que ver con el contenido de este post o siempre que se utilicen palabras ofensivas.

COMENTARIO PARA ESTE POST

Imagen mínimo: 300x300 - Formato: jpg o png - Tamaño máximo: 10Mb

CAPTCHA code